21 de mayo, 2021

Campamentos Virtuales de Verano

Este año, la Pandemia nos ha presentado un gran desafío: ¿Cómo llevar la experiencia de los campamentos de verano a los hogares de nuestros niños?  Para responder a este reto, en enero y febrero de 2021, nos aventuramos a lanzar los campamentos virtuales de verano.

Para los niños de Cruz Blanca, la llegada del verano significa “campamentos”, ellos esperan con ansias este momento en el que se reencuentran con viejos amigos y vuelven a su “pedacito de cielo”, como ellos mismos han denominado a Cruz Blanca. Este año, la Pandemia nos ha presentado un gran desafío: ¿Cómo llevar la experiencia de los campamentos a los hogares de estos pequeñitos?

Para responder a este reto, en enero y febrero de 2021, nos aventuramos a lanzar los campamentos virtuales de verano, y aunque con las limitaciones que estos tienen, pudieron llevar el espíritu de Cruz Blanca Campamentos a las casas de nuestros niños.

La respuesta de los niños fue inmediata y excedió nuestras expectativas, no solo porque las evidencias que nos mandaban de sus actividades fueron increíbles sino que además la involucración y participación de toda la familia fue muy positiva.  Al respecto, Marina Javier Tupia, mamá de la zona de Ancón nos compartió que, “Cruz Blanca nos ha enseñado muchos valores, tanto a nosotros como a nuestras hijas. Nosotros participamos del campamento virtual y pudimos ver que nuestras hijas se sintieron muy felices, las vimos contentas de participar. Los padres buscamos siempre lo mejor para nuestros hijos por eso agradezco bastante a todo el grupo de Cruz Blanca. Es un gran apoyo espiritual, moral, económico y psicológico”.

A su vez, Gabriel Jesús Neire, de la zona de Ancón,  quien fue nominado como “Niño Cruz Blanca” por el gran entusiasmo con el que participó en ambos campamentos, nos comparte que “en la pandemia me estresé un poco porque no podía salir a la calle y tenía que quedarme en mi casa todo el tiempo. En los campamentos nos mandaron juegos que mi mamá organizó acá para nosotros y fue muy divertido. Me sentí feliz porque además al hacer mis trabajos pude reflexionar sobre mis acciones y también sobre mis responsabilidades acá en la casa, como tender mi cama, ayudar a mi mamá, ayudar a lavar los servicios y también mi aseo personal, por ejemplo cepillarme los dientes, bañarme y hacer deporte que también es muy importante para la salud”, Gabriel añade que los campamentos lo han ayudado “a reflexionar mucho sobre las decisiones que tomo y sobre cómo debo tratar a las personas y como debo ser para que las personas me traten también así y sean amigables conmigo. También me ayudó a protegerme de la pandemia para no contagiarme. Me encantó hacer el escudo contra el Covid que nos enseñaron en el campamento porque sentí que con ese escudo nada malo nos va a pasar a mí ni a mi familia”.

¡Compártelo!